Ofertopolis.com 10 años contigo
902 401 408  
Noticias Ofertópolis
 
inicio > noticias > El Barça gana con el corazón

Portada Ofertopolis Nacional Internacional DEPORTES EMPRESARIAL OCIO Y CULTURA SALUD TECNOLOGIA AFILIADOS

28/4/2014
El Barça gana con el corazón

El Barça gana con el corazón

No fue nada fácil para los futbolistas del Barcelona afrontar la cruda realidad y jugar como si nada hubiera pasado. Por mucho que este equipo se haya malacostumbrado a enhebrar desgracias, de la pena nunca se escapa. La derrota de Tito Vilanova en su lucha contra el cáncer, el trasplante de hígado de Abidal o la pérdida del que debía ser el segundo hijo de Iniesta han puesto cíclicamente a prueba a un equipo humanizado a la fuerza, a base de golpes. Un Barça que ayer se revolvió contra su destino para homenajear al que fuera su entrenador con una remontada que mantiene a salvo el sueño de la Liga. [Narración y estadísticas (2-3)]

Con Sergio Busquets limpiándose las lágrimas y Mascherano tragando saliva para deshacer un nudo en la garganta. Así inició el Barcelona su encuentro en Villarreal, quizá el partido más duro de su vida para todos esos jugadores que compartieron los mejores años de su trayectoria deportiva con Tito. Aun así los azulgrana comenzaron corriendo como si no hubiera mañana. Proponiendo intensidad por si la cabeza no respondía, tal y como iba a suceder. Pero ya se sabe que este equipo, cuando las ideas se diluyen en otros pensamientos, cuando la precisión desaparece para dar vía libre al corazón, decrece.

Supo aprovechar la tesitura el Villarreal para llevar el partido al terreno que más le convenía. Y eso que Marcelino García Toral, que creyó que el éxito pasaba por abrigarse y partir con tres mediocentros para cerrar los callejones interiores, tuvo que rectificar el planteamiento sobre la marcha. Aunque, curiosamente, los cambios le hicieron más peligroso. A los 35 minutos ya habían caído por lesión el goleador Perbet y el pivote Pina.

La misma jugada horizontal

Entraron al campo en su lugar Jonathan Pereira y Aquino, futbolistas tan rápidos como habilidosos que acabarían golpeando con saña. La defensa barcelonista suele ceder como el cuchillo en la mantequilla ante esos vertiginosos contragolpes propuestos por los rivales y que Martino no ha encontrado la manera de limitar. Juegue quien juegue en la retaguardia.

Se había pasado el Barcelona todo el primer tiempo repitiendo la misma jugada horizontal, el mismo plan, la misma canción anodina que le ha acompañado durante buena parte del curso. Sin encontrar soluciones estratégicas en el banquillo para darle sentido al ataque estático. La Pulga, enclaustrada entre las líneas defensivas amarillas, apenas lograba asomar en acciones esporádicas que Asenjo acertaba a resolver. La más complicada, un disparo de falta ya con el 2-2 en el marcador.

No le hizo falta demasiado al Villarreal para comenzar a abrir camino. Le sobraba con la autoridad de Musacchio en la retaguardia. Supieron esperar los locales en su cueva hasta encontrar su premio a un suspiro del descanso. Parecía respirar el Barcelona después de que Bartra sacara bajo palos un tiro de Aquino con aroma a gol. Un minuto después ya no quedaría nadie para evitar el destino. Cani, mariscal entre líneas e incontrolable a la espalda de Busquets, tomó un balón servido por Pereira para batir al primer toque a Pinto.

Dos acciones desgraciadas

Ya al inicio del segundo tiempo, tampoco supo responder el meta azulgrana al gol que debía haber cerrado la noche. Un cabezazo de Triguero desde la mismísima frontal del área tras asistencia de Aquino bastó para superar al portero gaditano.

El Barcelona, que nunca destacó por su capacidad para remontar, comenzó a creer en sus posibilidades merced a dos jugadas desgraciadas del Villarreal. Primero Gabriel, de tacón, y luego Musacchio, de cabeza, se colaron sendos goles en su propia portería. Ambas acciones nacieron en las botas de Dani Alves, futbolista que nunca dejó de creer en el triunfo.

Tampoco lo había hecho Martino, que supo reaccionar esta vez con el 0-2 metiendo en el partido a Tello y Cesc por Alexis y Xavi. No es que la variante mejorara demasiado el juego, pero el amor propio de los futbolistas, incuestionable, encontró su recompensa con ese pase de cuchara de Busquets, la asistencia con la cabeza de Cesc y el tanto redentor de Messi que concedía el triunfo final para un Barcelona dispuesto a competir hasta el final. Tal y como hubiera querido Tito.

Fuente: elmundo.es

Lecturas: 1023

ÚLTIMA HORA

6 Tips para la prueba del VESTIDO de NOVIA
La...
Lecturas: 215
Fecha: 02/12/2018
X Salón de boda, comunion y bautizo. 16-18 Noviembre 2018. IFEPA
El...
Lecturas: 193
Fecha: 19/11/2018
Fiesta Halloween
Miércoles...
Lecturas: 197
Fecha: 30/10/2018