Ofertopolis.com 10 años contigo
902 401 408  
Noticias Ofertópolis
 
inicio > noticias > Una contra a la modernidad

Portada Ofertopolis Nacional Internacional DEPORTES EMPRESARIAL OCIO Y CULTURA SALUD TECNOLOGIA AFILIADOS

24/4/2014
Una contra a la modernidad

Una contra a la modernidad

No hay nada tan poderoso y tan temido como una idea. La que más daño había hecho en el Bernabéu fue sometida por un Madrid en el sentido clásico, un Madrid fuerte y veloz, un Madrid unido y orgulloso. La mínima ventaja es media victoria, pero es celebrada como un valor mayor, porque la lectura es que el Bayern más publicitado de los últimos tiempos no es invencible. Fue derrotado al contraataque por un Madrid que se sintió inferior y se sintió igual con un Cristiano a la pata coja y un Bale que salió del banco con el termómetro. Un Madrid que, una semana después de la Copa, refuerza su sentido de equipo, y no hay mejor sensación camino de una final a la que es mejor no invocar, no poner apellido. Todavía.

Ancelotti llegó para una transición, para ofrecer un fútbol espectacular, dijo. En su primera temporada, el Madrid ha mostrado voluntades diferentes a las del pasado, ha cambiado de traje, de sistema, pero llegados al momento de la verdad, la herencia ha demostrado ser pesada y ser poderosa. Si alguien la conoce bien, es Guardiola, que observó a sus futbolistas mandar como reyes pero padecer como vasallos sometidos al intangible del don divino. La forma en cómo se viene el Madrid, como dicen en Argentina, pertenece, realmente, al universo de lo intangible, a un idilio con el vértigo que se remonta más allá de Mourinho, mucho más. Si algún rival ha sabido soportarlo en el pasado, adaptarse no sólo al Madrid, sino al escenario, es el Bayern, el viejo Bayern.

Guardiola vio marcar a Benzema tras una contra como sólo es capaz de interpretar el Madrid, justo en la acción siguiente a que Pepe salvara un posible gol en el área contraria. Una vez la salida conectó con Cristiano, el portugués cedió a su compatriota Coentrao. Este lateral maldito, marcado por lo que costó y por ser una compra del trust que forman Mendes y Mou, se redimió con una acción colosal. Atrajo a los defensores del Bayern, levantó la cabeza para divisar la llegada de Benzema, y filtró el centro justo. Nadie en el equipo alemán se ocupó del francés. Tampoco de Di María cuando recibió en un costado del área y, cara a cara con Neuer, mandó la pelota al limbo. Lo mismo le sucedió a Cristiano, poco antes, en un remate franco, sin oposición. Cristiano, titulare pero mermado, nunca fue Cristiano. Como antes para el Barça, para este Bayern con tantos futbolistas por delante del balón, es un calvario correr para atrás.

Todo ese caudal de ocasiones era fruto, en la primera parte, de menos de un 30% de posesión del balón para el Madrid, una prueba de que las estadísticas, por si solas, en el fútbol están llenas de mentiras. En el Bayern, pese a su dominio, habían sido escasas, apenas dos lanzamientos que rechazaron Pepe y Xabi Alonso, sin mayores compromisos para un Casillas inédito hasta el final. Tampoco el balón parado, pese a los numerosos córners de que dispusieron los hombres de Guardiola, pusieron en grandes dificultades a los centrales blancos, especialmente a Pepe, imperial por alto frente a Mandzukic, un tanque, y rapidísimo en las anticipaciones.

El Bayern de Guardiola es inequívoco, porque es su idea: posesión, ataque y reacción inmediata a la pérdida del balón. Los intérpretes, sin embargo, ponen los matices, que tratándose de Xavi, Iniesta o Messi, en el pasado, no son cualquier cosa. El Bayern tiene un arsenal tremendo, es cierto, posee calidad en el pase, conducción y energía para la presión, pero en el momento de filtrar los últimos balones, no es lo mismo, sinceramente. Quizás lo sea Mario Götze, ese diablo con cara de niño, pero ayer empezó en el banco. Kroos fue el futbolista más activo, de un gran despliegue, junto a Alaba. En cambio, Robben y Ribéry apenas pudieron con Coentrao y Carvajal, ambos clave en el control de dos puntos neurálgicos del Bayern. El francés, desaparecido, fue sustituido finalmente por Götze.

Guardiola había empezado con Lahm en el mediocentro, debido a unas molestias de Javi Martínez, pero finalmente utilizó al vasco para devolver al alemán al lateral y acabar con Müller y Mandzukic en busca del gol. Lo hizo todo en muy poco tiempo para intentar revolucionar el partido, pero para entonces el choque ya se desarrollaba de forma más compensada. El Madrid partió tras el descanso de forma distinta, con la presión alta, lo que abrió espacios y permitió más alternativas, aunque, curiosamente, menos ocasiones, pese a que Ancelotti afiló el ataque con Bale y retiró al tocado Cristiano. Cuando de verdad estuvo cerca el Bayern, apareció Casillas, un personaje tan difícil de analizar como el fútbol. Quién sabe si una señal de un tipo tocado por el destino camino de un sueño que antes se detiene en Múnich.

Fuente: elmundo.es

Lecturas: 1057

ÚLTIMA HORA

6 Tips para la prueba del VESTIDO de NOVIA
La...
Lecturas: 215
Fecha: 02/12/2018
X Salón de boda, comunion y bautizo. 16-18 Noviembre 2018. IFEPA
El...
Lecturas: 193
Fecha: 19/11/2018
Fiesta Halloween
Miércoles...
Lecturas: 197
Fecha: 30/10/2018