Ofertopolis.com 10 años contigo
902 401 408  
Noticias Ofertópolis
 
inicio > noticias > El Madrid digiere el miedo

Portada Ofertopolis Nacional Internacional DEPORTES EMPRESARIAL OCIO Y CULTURA SALUD TECNOLOGIA AFILIADOS

09/4/2014
El Madrid digiere el miedo

El Madrid digiere el miedo

La Ciudad Esmeralda en Dortmund es el campo de su equipo, pero en vez de baldosas amarillas, el camino hacia el estadio lo marcan las 100 estrellas que el ayuntamiento colocó en las calles en honor a su amado club. Asoma la mole al otro lado de la autopista, poderosa como una vieja fábrica de metal. El amarillo fuego avisa. Dentro tiembla la tribuna de prensa cada vez que arranca el fondo sur y con él, el resto de las zonas, casi todos de pie, como si fuera Estambul.Poco importa un 3-0 en la ida cuando la fe es ilimitada y el rival empequeñece desde el comienzo. [Narración y estadísticas]

No le faltaban apuntes al Madrid para repasar en la previa, notas todavía frescas, tomadas a sangre el pasado año en este mismo escenario, o más lejanas, de ese pasado casi siempre aterrador en Alemania. Nada está hecho con 90 minutos por delante en una jaula de grillos como ésta. Si permites que la bestia despierte, ponte a cubierto, corre.

Desde el primer minuto, el Borussia tiró de catálogo clásico para remontadas, presionando arriba, corriendo cada balón y dando electricidad a la incansable hinchada. El Madrid apareció arropado en el centro, sin Cristiano, y con Illarramendi. Optó Carlo Ancelotti por situar a Di María arriba, en el tridente de ataque, y al vasco junto aXabi para cimentar la medular. Trotaba el Madrid como en Anoeta, más convencional que cuando está Cristiano, sin su explosividad, pero con más orden. Un dibujo de invierno como la noche, fría y de agua, durísima para los blancos desde el minuto 16, cuando comenzó su pesadilla.

En la primera jugada bien elaborada por el Madrid, de principio a fin, apertura va a la derecha, cambio de juego, pared y movimiento, llegó un penalti que fue decisivo, aunque no fuera gol. De repente, aparecióCoentrao solo en el pico del área, colgó el balón blando, sin confianza y chocó en la mano de Piszcek. El árbitro, valiente en semejante atmósfera, pitó la pena máxima. Ahí tenía el Madrid el gol que aplacaría por completo el ambiente levantisco, colocando la lejana remontada en el más allá. Tuvo Di María el dragón a tiro de 11 metros, pero le adivinó Weidenfeller en magnífica estirada. El argentino quedó aturdido desde ese momento, igual que sus compañeros. El error dio más impulso al Borussia que un gol propio a Casillas, con la grada abrazándose y el los jugadores blancos torciendo el gesto, temiendo lo evidente: el peligro del perdón.

Los siguientes 20 minutos están ya en la memoria negra del madridismo, un rato de terror que el escudo bien conoce en Alemania. Al instante, en la primera aparición de Lewandowski, el Madrid se puso a tiritar, y así estuvo ya toda la noche. El polaco se marchó dePepe en el lateral del área, ganó el balón para Reus, que cedió sutil a la llegada de MkhitaryanCasillas miró de reojo a la derecha, convencido del 1-0. La publicidad del fondo repelió el remate y, como en una máquina de pinball, la bola volvió al campo para que el Dortmund comenzara otra partida. Mordían los amarillos a un Madrid cada vez más blando y asustadizo, aunque el infierno sólo acababa de comenzar. La revolución, como antes Di María, la inició Pepe en una cesión absurda a su portero, corta y mal, convertida en puñalada por Reus. El 1-0 fue dinamita para los de Ancelotti y más energía para un Dortmund, ahora sí, enfebrecido.

El Madrid quedó bloqueado, sin uñas, sudando en amarillo acumulando pérdidas y ganando angustias. No iba nada, ni adelante ni atrás. Modric no veía el balón y Alonso enlazaba pérdidas impropias de un tipo de su categoría. A su lado, Illarramendi era deglutido por la cita, en un rato que jamás olvidara. Hecho un flan, la dejaba corta, perdía el pase, no llegaba al corte... El chico padecía en el césped en cada intervención. En un momento decidió ceder aCasillas desde más allá del medio campo, en una jugada que recordó a la de Sanchís en Tenerife. Faltaba Buyo con la visera. Su siguiente balón perdido fue letal para el Madrid.

Reus echó a correr y hasta que no remachó el 2-0 no paró hasta rematar el balón que Mkhitaryan había tirado al poste. El segundo del Borussia metió a su rival en una espiral de pánico absoluto, incapaz de ninguna parcela, sin poder cruzar el centro del campo y limitado a girar el cuello hacia el reloj, deseando tirar para el vestuario.

El Madrid acabó pidiendo la hora

Ancelotti intervino colocando a Isco en lugar de Illarramendi y el Madrid recuperó el color durante los primeros minutos de la segunda parte, no muchos, pero al menos se dio cuenta de que a la apisonadora se la podía frenar con fútbol e intensidad, pilares desaparecidos en el primer tiempo. Crecieron Modric Alonso, sobre todo el croata, más libre entre la maraña amarilla, que sentía el esfuerzo del arranque. En ese tramo pudo el Real Madrid matar la eliminatoria, con dos buenas cabalgadas de Bale y una carrera deBenzema cara a cara con el portero.

Tal amago se esfumó de inmediato en otra salva de ocasiones del Borussia para encoger un poco más los corazones blancos. Apareció entonces Casillas ante el ofuscado Mkhitaryan. El mediapunta volvió a chocar con el poste tumbado ya el portero, y en la siguiente, solo desde el punto de penalti, no pudo con la buena reacción del capitán madridista, héroe otra vez. Como el Madrid hace un año, también a un gol de la hazaña, el Borussia lamentó los errores ante un rival que alcanzó la orilla de las semifinales casi sin aliento.

Fuente: elmundo.es

Lecturas: 1072

ÚLTIMA HORA

6 Tips para la prueba del VESTIDO de NOVIA
La...
Lecturas: 215
Fecha: 02/12/2018
X Salón de boda, comunion y bautizo. 16-18 Noviembre 2018. IFEPA
El...
Lecturas: 193
Fecha: 19/11/2018
Fiesta Halloween
Miércoles...
Lecturas: 197
Fecha: 30/10/2018